Ahí estaba yo en la sala de espera del traumatólogo, en medio de una de esas ceremonias importantes que marcan para siempre: ponerme el zapato izquierdo. Ni siquiera quité los restos de yeso que me quedaban en el pie; me puse un calcetín encima. Metí la mano en la bolsa ... ¡que bonito era mi zapato! ... Empecé a sentir cómo algo firme y a la vez flexible arropaba mi pie. Por un instante ... me sentí Cenicienta.Y... yo que andaba hacía tiempo buscando el principio de un nuevo cuento en mi vida...

lunes, 21 de mayo de 2012

Trucos multiuso.


Robert R. Falk, Muebles rojos.

Hace ya un tiempo, alguien que conocía mi afición a pintar y barnizar muebles me pidió que le escribiera en un papel los pasos para barnizar un taburete viejo que tenía por casa. Le apunté todos los pasos y, además, unos cuantos puntos básicos a la hora de trabajar con acabados de madera. Mientras escribía, me dí cuenta de algo muy curioso: que los consejos básicos para trabajar con madera funcionan, eso sí, con unas pequeñas adaptaciones, a la hora de relacionarnos con otras personas. ¡A ver qué os parece!

  • Hay que trabajar la madera siempre en la dirección que marca su propia veta. De otra forma, estás condenado al fracaso.
  • Un barnizado o pintura impecables son el resultado de una cuidadosa preparación de la madera. Para que quede bien, no basta con llegar y darle unos brochazos de barniz. Requiere un proceso previo, casi un ritual, que hay que cumplir con esmero.
  • Identifica a tiempo los muebles de los cuales no puede sacarse nada por mucho empeño que se ponga. Ese mueble es un trasto inútil. ¡Sé realista desde el principio! De lo contrario, cuando te des cuenta, habrás desperdiciado tiempo, materiales, trabajo y ...¡expectativas!
  • En la restauración de un mueble, hay que ir siempre de menos a más. Hay que empezar por el procedimiento más suave y,  sólo si éste no funciona, pasar a otro más invasivo.
  • A veces, no queda otro remedio que utilizar un producto agresivo. En ese caso, nada más terminar, hay que aplicar una sustancia que lo neutralice.
  • ¡Cuidado con la carcoma! Una vez que ha entrado, eliminarla es un proceso muy trabajoso y, además, el mueble ya nunca queda igual: bien sean esos pequeños agujeritos no muy profundos que se rellenan con cera (que siempre se acaban notando, porque, además, tú sabes que están ahí) o incluso esas galerías que debilitan tanto la pieza que hay que consolidarla con resinas endurecedoras.
  • En un chamarilero pueden encontrarse tesoros: unas veces bajo una capa de mugre, otras, bajo cinco de pintura. Están ahí, esperando a que sepas verlos y devolverles su encanto.
  • Trabaja siempre con una bata, unos guantes o, incluso, si te hace falta, con una mascarilla. Para que el mueble quede bien, no es imprescindible que tú te estropees la ropa, ni que te manches las manos, ni que respires el  gel quitapinturas ... 
  • La madera no es plástico; es algo vivo. Hay que tener en cuenta que las condiciones ambientales que la rodean van a influir mucho en su aspecto.
Y, sobre todo, que incluso el mejor y más elaborado de los muebles, esa pieza perfecta y con un acabado impecable, requiere unos cuidados de mantenimiento. 


44 comentarios:

  1. Me las apunto, tanto para la madera como para las personas XD. Precisamente tengo por casa una horrible mesita de Ikea, en madera basta, sin barnizar ni nada, y quería hacer alguna cosa con ella para ponerla en el salón...
    Dra Anchoa de anónima gracias a Blogger.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doctora Anchoa,
      ¡Ya me contarás cómo ha quedado tu mesa! (si te decides a pintarla). Por cierto, ¿por qué ahora sales anónima?

      Eliminar
  2. La verdad es que conozco a alguna persona que entran dentro de la categoría de "muebles".

    Para aquellas otras personas o muebles que sún tienen viva la madera son consejos muy útiles.

    PD: te llevarías bien con mi mujer y mi cuñada, son restauradoras de muebles ambas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alcorce, tienes razón. Hay algunas personas que entran dentro de la categoría de muebles; yo también conozco unos cuantos. Y... ¿qué me dices de los de la categoría "muebles irrecuperables"???

      Tu mujer debe de disfrutar de lo lindo en la casa del pueblo. ¡Anda que no hay tesoros en esas casas!!!!

      Eliminar
  3. Pues me viene que ni "pintada" tu entrada porque estoy pintando y barnizando un par de habitaciones, y me quede pensando lo del trato inútil... (...) me voy a pensar muy firmemente lo de restaurar una silla que tengo por aquí perdida, que seguramente me va a dar mas trabajo que utilidad.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me pensaría lo de la silla. Antes de matarte a trabajar, tienes que valorar si merece la pena. Cuesta bastante trabajo y, cuando queda bien, compensa; no quiero ni imaginarme que todas las horas que meto en cada mueble fueran para nada: sería taaan frustrante.

      Besitos

      Eliminar
  4. Tú entrada es todo un curso para restaurar muebles de madera. La carcoma y los chinche, si es que todavía los hay, es cosa aparte. La verdad que en restauración se hace auténtico arte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se puede hacer arte al restaurar un mueble; pero, para eso, hay que ponerle algo más que técnica. Supongo que, si no lo haces con ganas y cariño, no sale bien del todo.

      ¡También hay arte en tus fotos! Consigues que transmitan algo.

      Besos

      Eliminar
  5. Eso de ser tan amañada siempre me ha parecido maravilloso, porque yo no lo soy. He descubierto tu blog por otro, ya sabes saltando de unos a otros nos vamos conociendo. Saludos desde Tenerife y te dejo enlace de mi blog por si quieres conocrlo.
    http://gofioconmiel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por aquí, Gloria. Yo me he quedado también un rato en tu casa.

      Eliminar
  6. Pedazo de símil.
    Me quedo con lo de la carcoma, aunque la disimules, tú sabes que estuvo ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!

      ¡Ay con la carcoma! Y, se me olvidó decirlo, hay que ser muy cuidadoso al eliminarla, porque el producto que se usa es muy tóxico ;)

      Eliminar
  7. No puedo creerlo!! Tengo una vieja cómoda que quiero pintar de color claro. Pero tiene unos defectos producidos por un pequeño incendio que la afectó. Qué me recomiendas!!

    Besos!!

    PD. Podrías poner un negocio de restauración. Acá dicen que les va bastante bien...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me lo pones difícil, Peregrino! Una cómoda afectada por un pequeño incendio. Si te decides a arreglarla, me cuentas exactamente qué es lo que le pasa (si es largo, puedes mandarme un correo, la dirección está en mi perfil) y, si sé qué hacer... ¡te lo cuento!

      Aunque... éste post es un símil entre muebles y personas. ¿Te refieres a una cómoda de madera???? ;)

      Interesante, allá les va bien a los restauradores... y acá me va mal en La Oficina... ¿y si me dedico a vivir de mi afición????

      ¡Besos!!!

      Eliminar
    2. Es una cómoda de verdad! El fuego dañó parte de su superficie y le quedó como un hueco. Con qué se puede rellenar??


      Besos restauradores!!

      Eliminar
    3. Si el hueco no es muy grande se puede rellenar con masilla de esa que venden ya preparada (está en varios colores; aunque, como luego la quieres pintar, no se notará mucho que no sea el mismo tono exactamente).

      1) Antes, es conveniente que dejes el hueco limpio; porque, si se quemó, la superficie del hueco estará quemada, y ahí no va a sujetarse bien la masilla. Para limpiarlo, tendrás que lijar un poco!!
      *Comienza dando una pasada suave con una lija de grano gordo, de las especiales para madera (en España podría servir una del número 80, en Argentina, no sé si irá igual la numeración). Después, pasa una lija intermedia y acaba con una muy suave (podría ser un 240).

      * Si el hueco es irregular, te irá muy bien utilizar en vez de papel de lija, una esponjilla de lija (de las que son blandas; son como un estropajo blandito, con lija por los dos lados).

      * Si usas papel de lija, la mejor manera de no lastimarte los dedos (aunque parezca todo lo contrario) es la siguiente: cortar la lija en tiras y doblar cada tira en tres trozos; de manera que una parte de la lija quede en contacto con la madera, otra con tus dedos y la otra escondida entre las dos (como un tríptico).

      * Lija siempre en el sentido de la veta de la madera!!! (la madera es como las personas, como le lleves la contraria ...)

      2) Quita bien el polvo con un paño seco de algodón. Además, puedes pasarle una brocha seca, para dejar limpio hasta el último rincón.

      3) Ahora ya toca poner la masilla. Pero, poco a poco; a capas, esperando un poco entre capa y capa a que la capa se seque. Si se rellena todo el hueco de golpe, la masilla va a caerse.

      4) Utiliza una espátula para nivelar la masilla con el resto de la cómoda. Porque, aunque la masilla luego, una vez seca, puede lijarse, es más fácil hacerlo cuando aún está tierna.

      5) Deja que seque bien (si tienes tiempo, un día, o alo menos doce horas, estaría bien).

      6) ¡Otra vez a lijar! para igualar la masilla y la madera

      Y ya tienes tu cómoda lista para pintarla.

      Aunque, si le faltase un trozo muy grande, la masilla no aguanta. Entonces, hay que hacer la pieza de madera y eso ya es muy complicado.

      Espero que hayas aguantado sin dormirte de aburrimiento este comentario tan largo!!!!

      ¡Más besos restauradores!

      Eliminar
  8. Gracias María, tus entrada es un curso de arreglos en el hogar y siempre viene bien saber trucos y como realizarlos.

    Un saludo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, al final salió algo así como una bricoentrada!!!!

      Besos

      Eliminar
  9. Ya lo he decidido, ¡no restauro la silla! es mucho trabajo para después ni usarla... :)
    ¡Hala!

    Más besitos.

    ResponderEliminar
  10. La sabiduría del artesano.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  11. La carcoma... Eso es lo peor de lo peor ;)

    Seguro que tienes muebles preciosos renovados por tí. A ver si un día nos pones la foto de alguno :D

    Un beso,

    Teresa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresa,

      Veo que la carcoma se lleva el premio limón. No sé qué razón habrá para que a nadie le guste que entre el bicho ese en su mueble ;)

      Besos

      Eliminar
  12. Hola Maria un placer pasar por tu espacio.
    que tengas una feliz semana.
    saludos.

    ResponderEliminar
  13. jajaja, sí, perfectamente podría pasarle este post a algunos pacientes y seguro que lo hacían suyo, como todos nosotros por otra parte.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que, al final, ¡resulta que todos estamos hechos de una madera muy parecida!

      Eliminar
  14. ¡¡Feliz fin de semana María!!


    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Feliz fin de semana, también para tí!

      Besos

      Eliminar
  15. Una persona que trata la madera con tanto mimo y cuidado entendiendo que es un ser vivo seguro que es muy respetuosa con todo lo que le rodea.
    Un encanto estar en tu órbita aunque sea virtual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es también un encanto estar en la tuya.

      Besos

      Eliminar