Ahí estaba yo en la sala de espera del traumatólogo, en medio de una de esas ceremonias importantes que marcan para siempre: ponerme el zapato izquierdo. Ni siquiera quité los restos de yeso que me quedaban en el pie; me puse un calcetín encima. Metí la mano en la bolsa ... ¡que bonito era mi zapato! ... Empecé a sentir cómo algo firme y a la vez flexible arropaba mi pie. Por un instante ... me sentí Cenicienta.Y... yo que andaba hacía tiempo buscando el principio de un nuevo cuento en mi vida...

lunes, 20 de septiembre de 2010

Dentro.

Son tantos los años fuera de España, tantas las cosas de mi país adoptivo que me han traspasado la piel y se me han metido dentro. Personas, lugares, sensaciones, olores, voces, acentos, la nieve bajo las botas... La Plaza, los adoquines y los colores de la Catedral. Actitudes, formas y maneras; no se puede  vivir más de diez años en un lugar y pretender seguir tal cual, como si nada hubiese sucedido.


Alexandr A. Labas, En el avión 

29 comentarios:

  1. Es verdad eso, aunque he vivido toda mi vida en el mismo lugar.

    Mi lema de siempre es cien por ciento actitud.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. A mí me encantaría ir un par de años a trabajar al extranjero, pero con billete de vuelta. Debe ser una experiencia inolvidable en gran parte por lo que tú dices en el post: al final se termina tomando lo mejor de cada una de las formas de vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto....y es bueno dejar que todas esas cosas se confundan contigo. Pero la pertenencia...eso es otra cosa. Yo seguiría siendo valenciana aunque tuviera que irme al fin del mundo para siempre.

    besos viajeros

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto que no puedes obviar, pero que a gustito se está en casa, yo tras quince años en Madrid tan ricamente estoy en Barcelona.

    ResponderEliminar
  5. El dejarse permeabilizar por otras culturas y lugares, enriquece, nunca se debiera intentar obviar, antes al contrario.

    Yo he nacido a doce mil km del lugar en el que vivo y he llegado aquí con 18 años. Hoy en día soy española de los pies a la cabeza, sin renegar por ello de mi lugar de nacimiento.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola, bello blogg, bella entrada, te encontré en un blogg común. si te gusta la poesía te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    muchas gracias, buen día, besos.

    ResponderEliminar
  7. ¿y donde vives?...si no es indiscrección.
    somos permeables ¿no?....pero el sentimiento de pertenencia es otra cosa. supongo que lo que te recuerda de dónde vienes y quien eres. pero no es incompatible con estar a gusto allá donde vayas

    ResponderEliminar
  8. ...Es que diez años es mucho tiempo, y más si se viven intensamente, si ya es difícil olvidar un detalle de nuestra vida..., tantos años es imposible.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Llevo unos días sin internet (¡cosas de Movistar!). Por eso estoy missing. Hoy me he hecho con una especie de sucedáneo pero... ¡no da para mucho! Así que... espero ponerme al día (leer, contestar, comentar...)

    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  10. Lo malo de eso es que, esté donde esté, uno siempre echa de menos su otra ciudad...

    ResponderEliminar
  11. Chica de la Farmacia:

    ¡Me encanta tu lema! :)

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  12. Tocaya, ¡mucho cuidado con lo que te encantaría hacer! Dos años en el extranjero, con billete de vuelta... ¿dónde oí yo eso antes???????? Creo que también se llamaba María, hace más de diez años... se fue para unos meses; saliese lo que saliese, no iba a estar más de dos años... Bueeeeenoooo, no quiero decir naaaaadaaaa.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Guardián del Faro,

    Es complicado. Por supuesto, tus orígenes son tus orígenes y, cuando te vas lejos, no sólo no los pierdes, sino que te reafirmas más en ellos. Pero, también amas lo nuevo, y... ¡de qué manera! Aunque son dos amores que conviven en armonía, no son para nada incompatibles.

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Pseudosocióloga,

    Sí, se está muy bien en casa...¡en las dos casas!

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Frabisa...¡tú me ganas! ¡triplicas mi marca! ¡doce mil kilómetros!

    Veo que tú también te quedas con todo, con aquí y con allí.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Bueno, Tom... tú sabes perfectamente de qué estoy hablando; cómo me siento... creo que eres un experto.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Don Vito,

    Muchas gracias por tu comentario ¡Encantada de que te hayas pasado por aquí! Te he devuelto la visita. ¡Un bonito blog!

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Campoazul,

    Tienes razón, diez años no pasan así como así.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Teresa,

    Es verdad. Estés donde estés te encuentras bien; pero te acuerdas del sitio en el que no estás. ¡Complicado!

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Peregrino púrpura

    ... lo que no tiene y lo que tiene. ¡Todo!

    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Me gustaría decir dónde vivo, es un sitio precioso, con mucho que ver y mucho de lo que contar; pero es que, el no decir, de momento, ni dónde vivo ni dónde trabajo, me permite hablar de cómo vivo y de cómo trabajo.

    Yo voy escribiendo y... os pido que dejéis volar la imaginación: puedo vivir donde queráis (creo que me adapto a todo).

    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  22. Hola, María
    He estado cotilleando tu blog. Lo primero, es muy chulo. Lo segundo, me tienes impresionada. ¿De verdad te ha pasado todo esto?

    ResponderEliminar
  23. Y eso ¿dónde lleva? Me refiero a que, se acaba considerando uno parte de los dos sitios... o acabas notando que no eres parte de ninguno...

    Yo es que dejo volar la imaginación...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Hola, Doctora Anchoa,

    ¡Gracias! A mí también me ha gustado mucho tu blog. Respecto a que si me ha pasado todo eso... ¡tal vez sí!

    ResponderEliminar
  25. Landahlauts,

    Es complicado. Por supuesto, el origen pesa mucho; en mi caso, en este momento, es totalmente mi base. Pero... se me van pegando muchas cosas de mi país adoptivo. De hecho, cuando vengo a España me notan reacciones muy de allí (yo misma me las noto).

    Siento que los dos tienen algo dentro de mí. Y eso me gusta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Hola!, te invito a visitar mi blog de ilustraciones y textos breves http://mandamientosdementira.blogspot.com/
    Saludos!
    Fran

    ResponderEliminar